Tramontana rediseña Filmin para Apple TV

¿En qué cambia el consumo de cine en el sofá respecto al ordenador? ¿Se usa distinto un Apple TV respecto a una smart TV normal o a un Chromecast? ¿Nos sigue valiendo la regla del 12 en diseño para el televisor? ¿Qué podemos hacer mejor que Netflix, HBO o Youtube?

Hoy Filmin ha lanzado su nueva y flamante versión para Apple TV y quiero compartir tres cosas:

  1. Filmin es el proyecto de contenidos audiovisuales más bonito y que más sentido tiene de toda la oferta actual en España. Ni Netflix ni HBO ni gaitas.

  2. La conceptualización y el diseño ha sido un trabajo que han decidido hacer con Tramontana, estudio que dirijo. Llevamos diez años trabajando juntos en todos sus productos digitales y eso facilita mucho poder hacer buen diseño, por visiones parecidas, por comunicación y confianza.

  3. Ana de Mata, socia y diseñadora senior, ha hecho un trabajo asombroso de ingeniería de diseño, considerando veinte mil aspectos limitadores de desarrollo, de plataforma, dispositivo, contenido, etc. En el proyecto hemos trabajado casi todos, pero ella ha asumido el liderazgo y la mayor parte de la ejecución. Y lo ha hecho con mucha delicadeza estética.

Diseñar no es trabajar únicamente en el lado de la Utilitas, no es sólo “resolver problemas”. A menudo es canalizar, ingenierizar, el camino para que el usuario llegue al Delectus. Estoy convencidísimo de que saber movernos en ese arco entre ambas es una de las cosas que más nos hace diseñadores completos.

Doppelgänger

Tenía que pasar: tarde o temprano todos encontramos nuestro Doppelgänger. Y si el mío existía, era muy probable que fuera ahí, en Alemania. Ha aparecido en el metro de Berlín, en las vallas publicitarias, en una campaña del gobierno alemán por la especialización en IT (o algo así creo entender).

WhatsApp Image 2019-05-27 at 18.56.58.jpeg

Tenía que pasar, digo, porque la mía fue la infancia de un chico con pinta de guiri precisamente en Mallorca, donde los turistas se me acercaban y me hablaban directamente en alemán. Mi padre me enseño a decir “Danke”, me dijesen lo que me dijesen, como para quedar bien.

Aquí la imagen según aparece en la web:

Captura de pantalla 2019-05-27 a las 19.07.39.png

Estoy que no sé si contactarles para conocer al muchacho, reclamar derechos de imagen o ponerme la foto de perfil.

Clasicismo versus Barroco, una clasificación para lo humano

Anoche me terminé “Lo Barroco”, de Eugeni d’Ors, publicado hace casi cien años. Menudo librazo. Aún me tiemblan las rodillas de lo duro que me ha dado, de lo fuerte que ha apuntalado algunas ideas que no son sólo sobre lo artístico, sino enteras y completas cosmovisiones, aplicables a absolutamente todo…

Obviamente, al diseño también.

IMG_0579.jpg

He hecho una síntesis que transcribo a continuación en forma de tabla, pero antes necesito dar tres ideas clave:

  1. Lo Barroco para d’Ors no es un momento histórico, igual que el brazo o la cabeza podrían ser las partes de un cuerpo, sino un sistema que aplica a toda la historia igual que lo es el sistema circulatorio o el nervioso en el cuerpo humano. Lo barroco existe desde las cavernas hasta hoy, en diferentes acepciones, porque es una actitud, no un estilo plástico. Es la actitud de la tensión y la emoción, del sentimiento y lo vitalista. Por tanto, antes de seguir leyendo nos olvidamos, por favor, de barroco como sinónimo de recargado o como el periodo artístico posterior al renacimiento, que esa acepción pasó a la historia hace mucho. Barrocos son los estilos góticos, románticos o hasta el flamenco, si nos ceñimos a esta forma de entenderlo.

  2. Lo Barroco existe por oposición a Lo Clásico, lo que proviene de la idea de Grecia y Roma, fuente espiritual del renacimiento, el neoclásico y todos los momentos en los que la racionalidad y lo estructurante han predominado. Lo Clásico, el clasicismo, es Atenas, pero también Roma, Kant, el socialismo, casi todo Corbusier y todo el movimiento moderno, culminado en la Escuela de Ulm, Braun —y Dieter Rams, claro que sí— en el ámbito del diseño.

  3. Tanto Lo Barroco como el clasicismo son constantes históricas, cosmovisiones dicotómicas que se trenzan en el devenir de la historia. A esas constantes las llama d’Ors los eones.

Expuestos estos tres puntos, aquí va mi tabla resumen de las colisión entre ambas cosmovisiones:

clasico-vs-barroco.png

La idea de hacer una tabla así me viene del magnífico trabajo de síntesis que hizo Leonard Koren en Wabi-Sabi for Artists, Designers, Poets, que ya reseñé en este blog hace once años. En ella Koren contraponía el Wabi-Sabi al modernismo ¿Y sabéis qué? Que atendiendo a la fecha de publicación de ambos libros, creo que ambos, Koren y d’Ors, nos concederían que el Wabi-Sabi es en realidad una forma más de Barroco, igual que el modernismo es obviamente una forma de clasicismo (no en vano empiezo siempre la clase sobre modernidad en el Programa Vostok hablando de la Escuela de Atenas y el Timeo).

Leído y contado todo esto, es obvio que podríamos añadir más elementos, referencias, nombres, ideas a esa tabla para hacerla nuestra. Las dicotomías más evidentes, que me vienen ahora a la cabeza, son estas:

Ulm vs. Cádiz
Centroeuropa vs. el Mediterráneo
Sistemas vs. narraciones
Culturas Protestantes vs. culturas protestantes
Kraftwerk vs. Morente
Utilitas vs. Delectus
Silicon Valley vs. Sicilia
Neutralidad vs. pregnancia
Nutrición vs. gastronomía


¿Se os ocurren más?


Retórica para diseñadores

El lenguaje tiene un ancho de banda muy limitado para la amplitud y complejidad de los conceptos que podemos llegar a crear en nuestra mente. Y sin embargo, en demasiadas ocasiones es nuestro único instrumento para trasladar una idea, unos conceptos, un diseño a la realidad.

Pensémoslo, casi todas las disciplinas creadoras tienen su propio sistema de notación estandarizado: la música tiene las partituras, la arquitectura tiene los planos, el diseño industrial tiene también sistemas de planos estandarizados, la ingeniería informática tiene sistemas de diagramas (y el código)… Pero el diseño de interacción no. No tenemos una forma estandarizada y abstracta de contar algo con precisión y en toda su complejidad sin tener que construir un prototipo, sin tener que hacer el trabajo casi entero.

En este video del canal de Tramontana (de hace unos meses) me marco yo solito un buen monólogo al respecto:

Colmena McDonalds

El McDonalds más pequeño del mundo es una colmena de abejas. Lo he visto con la ilusión de que fuese obra de un artesano que se dedicase a hacer colmenas miniaturizando edificios famosos. En mi imaginación había hecho un McDonalds, una reproducción de la Ópera de Sydney, una Sagrada Familia y ahora estaría trabajando en la Villa Savoy, por salirse un poco de la arquitectura monumental.

McHive_1.jpg

Pero no.

Es una acción promocional de McDonalds Suecia. Están instalando colmenas en algunos de sus edificios y necesitan contarlo de una forma original. 

El trabajo lo ha hecho el escenógrafo sueco Nicklas Nilsson, que es un jambo escandinavo con cara de malas pulgas. Ni rastro del abuelete artesano que yo me había imaginado.

(Vía Present & Correct)